miércoles, 11 de noviembre de 2015

Estrategias para Escribir el Nombre
Por: Ms. P
Cuando de aprender a escribir se trata, el nombre es el elemento más significativo con el que podemos empezar. ¿Quieres enseñarle a tu pequeñín como escribirlo pero no sabes cómo empezar? Aquí te damos unas sugerencias que espero te ayuden en el proceso:

- Etiquetas: Comienza con rotular su nombre por algún lado. Una idea bonita es la de decorar su cuarto con su nombre en letras de madera. De esta manera ya está creando una representación visual de las letras en su nombre todos los días sin darse cuenta.

- Exponer a las letras: Muchas veces el mejor aprendizaje es el que se realiza de manera espontánea por autodescubrimiento. Solo debemos crear el entorno adecuado para que los niños jueguen con las letras y se interesen por la escritura. Las letras de foamy, sellos de las letras, letras magnéticas, esponjas de las letras son algunos tipos de materiales que tener a la mano para incentivar la escritura.


- Aprendizaje del orden de las letras: Hay que trabajar la memoria motora y visual para que los niños aprendan la secuencia en la que van las letras de su nombre. Pueden armar tarjetas con las letras y colocarlas en el orden correcto usando una guía visual hasta que gradualmente no la ocupen. Así los niños ven su nombre y colocan abajo de él las letras en orden adecuado. Cuando ya lo sepan hacer con facilidad, se les puede quitar la guía y así evaluar si ya lo aprendieron. ¡Aquí uno de los mil usos para los post its!




- Motricidad fina: No hay que correr a sacar los lápices y el papel. Podemos practicar el nombre sin escribir por medio de otros materiales. Los niños pueden hacer letras en arena, con plasticina, con limpia pipas, piezas de madera, por mencionar algunos y así fortalecen sus manitas, dedos y hombros para cuando estén listos a agarrar el lápiz. Los bloques son ideales compañeros de los niños cuando crecen, ya que despiertan la creatividad y requieren del los músculos finos para su uso. Cuidado con caer en la costumbre de no dejarlos ser independientes en sus actividades diarias como usar la cuchara, vestirse, ponerse los zapatos o abrir envoltorios. Aunque a veces requieran ayuda, hay que proveerles la ayuda justa para no limitar su desarrollo óptimo.

 - Trazos: Cuando los niños empiezan a hacer sus primeros garabatos hay que dejarlos que sean espontáneos y naturalmente sigan su creatividad, pero también podemos destinar un poco de instrucción dirigida para exponerlos a la manera adecuada de hacer los trazos para evitar que su escritura tenga dificultades más adelante. Ayuda hacer ejercicios en pizarras con tiza o pizarras acrílicas donde puedan repasar las letras en su orden correcta y además trabajan en su motricidad fina. Recuerden hacerlo en tiempos donde los niños estén disfrutando la actividad y hacerlo significativo. Pueden hacer las letras de cada miembros de la familia o su superhéroe o caricatura favorita. Basta darles una cartulina blanca y nuevos colores para dejarlos que le den rienda suelta a la grafomotricidad.

- Agarre del lápiz: Es conveniente comenzar con lápices que fomenten un agarre de lápiz donde la mano haga un trípode con el dedo medio, índice y pulgar. Para algunos niños usar lápices muy largos y delgados no es conveniente, por lo que pueden probar lápices mas cortos que no pesen mucho para que sus manitas los manejen mejor. Un favorito del ¨grip¨ ideal son los pedacitos de colores. ¡Ténganlos a mano! Si su pequeñito ocupa corregir algún mal agarre pueden utilizar gomitas
especiales que ayuda a colocar los dedos de manera más cómoda.

¡Con paciencia y motivación poco a poco verán como las letras y esos nombres comienzan a tomar forma!

Tienen alguna pregunta específica del proceso....contáctenos a eduktivasps@gmail.com y con gusto les orientamos.

lunes, 10 de agosto de 2015

Ansiedad Infantil en el Regreso a Clases.

 Las clases comienzan en este mes para la mayoría de los niños, y muchos de ellos, lejos de estar felices porque pronto regresan a divertirse y aprender, se encuentran preocupados pensando en todo lo que pudiera pasar en ese primer día. Los seres humanos evolutivamente estamos configurados para reaccionar ante las amenazas y salvarnos del peligro, pero ¿qué pasa cuando este temor es infundado por ideas irracionales? Podemos reaccionar con miedos exagerados ante situaciones que realmente no presentan un peligro grave. Estas tendencias pueden estar presentes desde muy pequeños en nuestro crecimiento. La ansiedad infantil es real y en la medida que aprendamos a detectarla y manejarla, estaremos preparando a los futuros adultos a conocerse mejor y controlar sus preocupaciones sin que le afecten en su diario funcionamiento. 

Aquí compartimos algunas recomendaciones para manejar la ansiedad infantil generada por el regreso a clases:

1.     Hablar del tema
El comienzo de las clases, representa para muchos niños un obstáculo hacia su bienestar por la ansiedad que genera retomar este ambiente que trae ciertas incertidumbres. Nuevos compañeros, nuevas maestras, nuevas rutinas, el ruido del primer día, los pasillos concurridos de caras nuevas y conocidas. Hay una sobre estimulación que puede causar que los niveles de ansiedad se eleven. Encontrar momentos neutros previo a la entrada a clases ayuda a bajar esta preocupación, porque los niños pueden expresar sus temores y compartir sus ideas respecto al primer día de regreso a la escuela. Lo ideal es tener estas conversaciones en momentos neutros durante el día, por períodos cortos y después hacer una actividad placentera como jugar algo juntos o leer un libro.

2.     Practicar ejercicios de relajación
La relajación le permite al cuerpo bajar naturalmente esa ansiedad que se eleva cuando nuestros pensamientos giran alrededor de una idea que nos preocupa. Relajar el cuerpo supone calmar la mente y enviarle el mensaje a nuestro cuerpo que estamos en control. Los ejercicios de relajación se pueden practicar sentados o acostados. Se pueden incorporar a la rutina antes de dormir y hacerlos diariamente mientras sean necesarios.
Algunos ejercicios que se pueden realizar:

- Sentado o acostado tomar conciencia sobre la propia respiración. Conviene si están acostados, colocar un peluche pequeño que sirva de anclaje a la vista y haga concreto el movimiento de la entrada y salida de aire. Vaciar la mente y enfocarse en la inhalación e exhalación.

- Tensar los músculos de los brazos, cerrando los puños por unos minutos y después soltarlos. Hacer repeticiones notando la relajación después de la tensión.

-  Tensar los músculos de la cara frunciendo el ceño primero. Permanecer por unos segundos y soltar. Tensar la mandíbula y soltar.

3.     Involucrar a tu hijo/a en la tarea de preparar los materiales.
Hacer de la preparación de materiales un tiempo de convivencia. Que tus hijos ayuden a escoger los colores de papel para forrar los libros, las viñetas, rotular sus pertenencias. Mientras lo hacen, aprovechar para hablar sobre sus propias experiencias en la escuela. Contar anécdotas de que cosas aprendía, lo que le gustaba, lo que no, y como manejaba las cosas difíciles.

4.     Planear un buen primer día
Alistar junto con su hijo/a las cosas que ocupará en el primer día. Escoger el desayuno que ellos quieran, determinar quién los llevará y que harán después de salir de la escuela. Hacer de esta transición una muy agradable y darles algo “que esperar” a la salida de clases, por ejemplo ir a almorzar a un restaurante especial.

5.     Insistir en que se quede en la escuela.
Aunque sea difícil, la mejor manera de superar el temor escolar es no dejando de ir a la escuela. Los síntomas irán disminuyendo y podrá irse adaptando mientras experimenta momentos positivos en la escuela. Se puede modificar el día y las aproximaciones a la jornada escolar, pero es importante que el niño o la niña siempre vaya y enfrente ese temor. Las alternativas a una jornada completa los primeros días, es quedarse y salir una hora más temprano mientras se va extendiendo paulatinamente el horario. Otra opción para aliviar esos primeros días es modificar el horario y permitirle estar en otro salón (ej. Consejería o Biblioteca) durante las primeras horas y al estar más tranquilo incorporarse a la clase. 
6.     Ser firmes y mantener la calma.
Los padres deben mantener la calma y ser pacientes mientras los hijos muestran renuencia para asistir a la escuela debido al temor que les genera. Podrán manifestar conductas negativas y hacer de la mañana un verdadero caos, por lo que se debe ser firme en lograr el objetivo, que es llegar a la escuela.

7.     Darle seguimiento a dolores o síntomas
No ignorar los malestares físicos que se presentan, sino que darles un seguimiento. Si llaman de la escuela que se lo debe de llevar a casa, llevarlo al doctor para comprobar que todo esté bien y que pueda incorporarse.

8.     Comunicarse con la escuela y solicitar apoyo.
Las escuelas tienen personal capacitado para darle un manejo adecuado a casos de ansiedad infantil. Solicitar una cita previo al inicio de clases para que se establezcan las estrategias y el plan de apoyo que pueden ofrecer. Una consejera escolar puede ayudar al niño a la entrada a su clase y ayudar a la maestra durante este tiempo en el que tiene que recibir materiales, saludar a los otros alumnos y a los padres de familia.

9.     Ser positivo y modelar buena resolución de problemas
Mantener la paciencia y enfocarse en los progresos aunque sean pocos al comienzo. Poco a poco se llega al objetivo. A algunos niños les tomar más tiempo que a otros pero al final con un buen manejo, los niños logran manejar esta ansiedad y adaptarse positivamente. Aunque hay días que el objetivo se vea lejos, mantener la actitud positiva hacia adelante y modelar esta actitud frente a los niños para que puedan recibir el mensaje de que todo está bien y estará mejor. Las cosas difíciles se superan día a día.

viernes, 6 de marzo de 2015

A mi hijo/a no le gusta pintar

Es muy común recibir el comentario "A mi hijo no le gusta pintar" de parte de las mamás que nos visitan. Y es cierto, no todos los niños disfrutan de tomar un color y sentarse a hacer garabatos en papel o dedicarse a pintar con delicadeza un diseño. Así como no a todas las personas nos gustan las mismas actividades, el colorear no es la excepción, sin embargo, sabemos que esta actividad tiene mucha importancia en el desarrollo de la motricidad requerida para la escritura, por eso aquí tenemos algunos tips para ayudarles:

* Empiecen por pintar en espacios grandes. Olvídense de esos dibujos pequeños con surcos y dobleces que requieren una destreza manual de expertos. Con una cartulina en blanco podemos empezar por dibujar carreteras y montañas para jugar con carritos sobre ella.

*Que sea significativo. Pintar mariposas y flores puede que le llame la atención a un niño o niña que esté interesado en la jardinería o la naturaleza, pero no olvidemos que los niños colaboran mejor cuando la tarea les llama su atención. ¿Que caricatura, super héroe
o tema le interesa a tu niño o niña? Busca algo con lo que se pueda identificar y aumentarás la probabilidad de que quiera pintarlo.

*Crea un ambiente positivo. ¿Cómo lo motivas a que pinte un dibujo? Siéntate con él o ella y mientras comparten un rato y una historia colorean juntos. Dale retroalimentación positiva por lo bien que trabaja, no sólo señales donde se salió de la línea. Aunque al principio solo pueda hacer unas pocas líneas débiles, con el tiempo irá aumentando su habilidad y podrá hacer mejores sus trabajos.

*Recursos a la mano. Los niños juegan con lo que su entorno les ofrece. Si quieres que tenga más interés por colorear, siempre tengan a la mano papel, colores y pintura. Esto puede despertar el interés mientras juega. Enséñale que por ejemplo, puede señalar con rótulos y dibujos lo que hace con bloques.

*Como un consejo extra, traten de tener crayones pequeños para que promuevan el agarre de pinza usando tres deditos.

Aquí les dejamos una actividad que pueden hacer. Consiste en pintarle los lagos a los patos, mientras lo hacen pueden hacer diálogos con los patos para llamar su atención. Y si quieren llevar la actividad más allá, pueden pintar grama, contar los patos y hablar sobre qué mas puede vivir en las lagunas. Si te gustó la actividad mándanos una foto del trabajo final.


miércoles, 3 de septiembre de 2014

Bandera de Honduras

A propósito del mes de la Patria, aquí te dejamos una bandera para imprimir y utilizar de diferentes maneras: pintar con crayola, pintura de dedo, rellenar de bolitas de papel china, laminar y utilizar para llenar de plasticina, picar con palillos en styrofoam...por mencionar algunas!...inculquemos el patriotismo a nuestros niños desde temprana edad.

martes, 26 de agosto de 2014

Acomodaciones Curriculares y las Tareas en Casa

Por: Stephany Alvarado

 ¿Qué es una adaptación curricular?

Se entiende por adaptación curricular la acomodación o ajuste de la oferta educativa común a las posibilidades y necesidades de cada uno.

¿Cómo saber si mi hijo necesita adaptaciones curriculares?

Cada niño(a) es diferente al igual que su ritmo para aprender. Es muy importante mantenerse en comunicación con el maestro(a) para conocer el comportamiento del niño(a) dentro del salón de clase y su ritmo de aprendizaje. Hay que tener en cuenta las siguientes señales:
• Bajo rendimiento académico
• Deja trabajos incompletos (Trabaja muy lento)
• Dificultad para leer, comprender calculo o solucionar problemas
• Tendencia a conductas inadecuada: no acepta la autoridad del maestro, no logra compartir, no asume responsabilidades, etc.

 ¿Qué puede hacer la escuela?

La escuela puede considera útil remitir al niño(a) para que lo examine un especialista. De esta manera será más fácil detectar las áreas que necesita reforzar y cuál es la mejor manera para hacerlo. Se pueden realizar acomodaciones tanto en el contenido, las evaluaciones y en la metodología de la clase. Actualmente muchas escuelas bilingües cuentan con el Aula de Recursos, la cual se encarga de trabajar directamente con los niños(as) y sus problemas de aprendizaje.

 ¿Qué puedo hacer yo en casa?

Las tareas ayudan a que su hijo(a) le vaya mejor en la escuela. Además presenta una oportunidad para involucrarse en familia. Les dejamos algunos tips para que puedan dar apoyo a sus hijos(as) en casa: • Establecer un lugar para realizar las tareas preferiblemente con buena iluminación, ventilación y libre de distracciones. • Tenga a su alcance materiales como: diccionarios, bolígrafos, borradores, lápices, etc. • Establecer una estructura y horario para realizar las tareas.
• Este dispuesto a responder las preguntas o ayúdelo a encontrar las respuestas. Internet es una gran herramienta para buscar información.
• Anime a la conversación haciendo preguntas acerca de la lectura. - ¿Qué? ¿Dónde? ¿Cómo? ¿Cuándo? ¿Por qué?
• Si el contenido es muy difícil de comprender para su hijo(a) divida el párrafo en oraciones y explique una por una. Si el texto lo amerita haga una secuencia de datos ¿Que sucede primero? ¿Que sigue después? ¿Qué pasa de último?
• Escuche a su hijo(a) mientras lee. Corrija si hace errores en la pronunciación.
• Mantener siempre una actitud positiva. (Evite decir “yo también odiaba esta clase”).
• De elogios a los pequeños logros que realiza su hijo(a).
• Cada noche asegúrese que su hijo(a) ha completado todas las tareas.
• Si el momento de hacer tareas causa mucha fricción entre la relación padre e hijo, se recomienda que haga sus tareas con otra persona especializada en el manejo de niños con problemas de aprendizaje o dificultades relacionadas.

jueves, 6 de junio de 2013

Escritura de Oraciones - desarrollo del sintaxis apropiado

El sintaxis es un componente del lenguaje que juega un papel muy importante en la expresión oral. Sintaxis se refiere a la capacidad de una persona de estructurar correctamente las palabras en una oración. Un ejemplo de un problema de sintaxis podría ser: "Corriendo los perro el gatos." El orden de las palabras altera el significado de lo que queremos comunicar. Si un niño tiene dificultades en el síntaxis del lenguaje, lo normal es que traduzca estas dificultades al aprendizaje de la escritura. Aquí les compartimos una estrategia para ayudarlos a estructurar una oración de manera apropiada. Solo deben de imprimir este formato, laminarlo si es posible, y conseguir tarjetas con dibujos de verbos y sustantivos. En la parte de arriba, colocar la tarjeta del sustantivo en la parte de WHO y el verbo en la parte del WHAT. Y abajo ya pueden trabajar la oración de manera escrita.


viernes, 24 de mayo de 2013

Gráfico de Comportamiento

Aunque sabemos que la motivación intrínseca es la manera ideal de alcanzar un objetivo, muchas veces un sistema de motivación extrínseca puede ayudarnos a iniciar un proceso de modificación conductual. Como sabemos que en tu clase o en tu casa puedes tener algún pequeño con algún comportamiento difícil, aquí te adjuntamos un gráfico de comportamiento que te puede ayudar a potenciar  una conducta apropiada. Esperamos colaborar con ustedes en el fomento de buenos hábitos.

Como funciona:
1. Escoger una conducta objetivo, analizar qué conducta es la que requiere modificación de manera inmediata. Si por ejemplo, tu hijo está dejando sus zapatos tirados en la sala y está olvidando las tareas en la casa y obteniendo malas notas, tal vez sea mas conveniente enfocarnos en su problema con las tareas. En caso del ambiente escolar, si un alumno está pegándole a sus compañeros y también está levantándose de su silla al momento de trabajar y contestando preguntas sin levantar la mano, lo inmediato sería trabajar su agresividad para disminuir el peligro en el salón de clase y aumentar su adaptabilidad.

2. Determinar la meta. Es crucial que las metas sean realistas. Para poder trazar una meta que sea real se debe hacer una observación previa de la frecuencia con la que sucede la conducta que deseamos cambiar. Ej: Si tu hijo olvida la tarea 4 de 5 días a la semana, nuestra meta puede ser que lleve su tarea al menos 2 días a la semana. Así estaremos aumentando el éxito de un 20% a un 40%. Es una meta fácil que le dará al niño una pronta sensación de éxito. Cuando esta meta se alcance, se traza otra que aumente la frecuencia de la presencia de la conducta deseada.

3. Establecer la recompensa. ¡Ojo! No queremos que el estímulo de refuerzo sea algo muy caro, o algo demasiado preciado, porque sino nos quedamos sin armas a la primera semana y estaremos creando un niño muy orientado a lo económico, perdiendo el proceso de la estrategia que es demostrarle que él puede mejorar. Escoge reforzadores que sean placenteros de maneras más sociales, como: darle la oportunidad que invite un amigo el fin de semana, que escoja a que restaurante irá la familia el domingo, ir por un helado, escoger su cereal favorito si andan de compras...ya más o menos se hacen la idea. ¡Nada de ir a Diunsa por una ciudad de legos por la primera semana positiva!!!

4. Reforzar el proceso. Recordemos que no queremos llenar al niño de premios. Queremos que se de cuenta que si se esfuerza, puede hacer cambios. Den mucho reforzador social positivo de como han visto su esfuerzo, de lo bien que lo intenta y de como usted está orgulloso de que esté haciendo cambios. A todos nos gusta un reconocimiento positivo, si no póngalo a prueba y verá los resultados. Evite comentarios negativos y enfóquese en lo bueno del proceso. Cuando su hijo o alumno tenga un momento de flaqueza, motívelo y recuérdele que cree en él.

5. Promueva los antecedentes. Ayude el proceso tomando en cuenta los antecedentes de la conducta para aumentar las oportunidades de éxito. Si su hijo termino las tareas y usted vio que no terminó de guardar, dele un recordatorio general "Ya guardaste todo en tu bolsón?" O si su alumno tiende a golpear durante el receso recuérdele del comportamiento apropiado antes de que salga del salón.

6. Registre y de retroalimentación. Al final del día comprobar los progresos y registrarlos en el gráfico, comentar lo positivo y si hay todavía resistencia, hacer ejercicios de introspección con su hijo o alumno para que tome más compromiso por acercarse a la conducta deseada. Al final de la semana contar los registros y evaluar si se cumplió la meta para proceder con la consecuencia establecida.

7. Algunos cambios. No siempre podemos diseñar el plan ideal, y no por eso debemos desistir. Lo importante es conocer qué está fallando y hacer los cambios respectivos a tiempo. Si se detecta que la meta está muy difícil se puede modificar, o viceversa.

8. Paciencia, persistencia y consistencia. Tres palabras clave en el proceso de modificar una conducta.

En este ejemplo adjunto, se visualiza el comportamiento de una semana. En el caso del niño que olvida la tarea, no se logró el objetivo de la semana, en el segundo caso sí, el niño que pegaba en clase, pudo disminuir su agresividad.

Nuestros Programas de Caligrafía